domingo, 17 de octubre de 2010

CÓMO HACER GUERRA A LA GUERRA

Todo vale, el hombre es el ser que mejor aplica este concepto, comemos de todo: plantas, animales herbívoros, carnívoros, y en ciertas partes del mundo se llegó al canibalismo. Esto quiere decir que el hombre con tal de alimentarse a sí mismo es capaz de muchas cosas, entre estas cosas está el matar a otro para conseguir su objetivo, y también la guerra.
La historia de la humanidad siempre ha estado acompañada de guerras que los seres humanos desatan por diversas razones como alimentarse, imponer su religión, expandir sus territorios, conseguir recursos, imponer sus ideales, etc.
En este libro se ha tratado el tema de vivir en sociedad, y la guerra es un hecho que no nos ayuda para nada… el hecho de no respetar la ideología de los demás es uno de los motivos que nos llevan a la guerra, y a lo largo de la historia tenemos muchos casos, por ejemplo, las cruzadas que se llevaron a cabo en la edad media, el imperio romano en su expansión, los mismos españoles al descubrir América e intentar someter a los indígenas que habitaban estas tierras, la segunda guerra mundial (de la cual ya todos conocemos los motivos y sabemos que fue inspirada por un ideal totalitario) y si pensamos en la actualidad llegamos a la “guerra contra el terrorismo” librada por Estados Unidos. Este último es el mejor ejemplo para el título de este capítulo, donde invadieron un país y no encontraron siquiera un arma nuclear.
Pues todas estas causas son las que nos llevan a las guerras. Sin embargo el hombre comete el error de pensar que solo el tiene la verdad y que esa verdad es absoluta.
Hacerle la guerra a la guerra es una paradoja, sin embargo lo deja de ser cuando él nos propone una lucha no con armas, si no con ideologías validas, como el lo ha hecho en su país contra el grupo ETA. Nosotros debemos seguir este ejemplo, así no combatir el fuego con fuego, sino con ideas propias y pacifistas, podremos construir una mejor sociedad para vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada